Plaza del Carmen, Camagüey

Las Chismosas no siempre fueron obras de gran tamaño. Con esta pieza, en pequeño formato, Martha obtuvo un importante premio otorgado por la UNESCO durante una de las ediciones de la Feria Internacional de Artesanía, FIART. A partir del lauro, la Oficina del Historiador, a propuesta del escritor Roberto Méndez, le propuso realizarlas en gran escala para su emplazamiento en la plaza. Junto a las Chismosas existe una silla vacía. Muchas personas se sientan en ella y piden un deseo con la esperanza de que se lo concedan. La silla ha devenido símbolo de los sueños y esperanzas.